martes, 20 de marzo de 2012

Reviews: The Artist (El artista, 2012)





Me gustas 
    cuando callas...



  El director ganador del Oscar en 2012, Michel Hazanavicious crea caos en un actor chapado a la antigua cuando su propia disciplina se devela ante él con voz propia. No le temas. Hable con ella diría un conocido director español. Esto es The Artist (El Artista, 2012)  


Corre la década del 30 y todo parece ir sobre ruedas para el actor estrella del cine mudo George Valentin (Jean Dujardin), reconocimiento y fama abrazan su cotidianeidad. La llegada de una nueva actriz a la industria, Peppy Miller (Bérénice Bejo) y un vuelco en la producción cinematográfica del viejo Hollywood, que incluye la implementación del sonido, el diálogo y la voz, tomarán forma como la caída del profesional de la expresión ante la incapacidad de convivir con el nuevo formato.   



La obra de Michel Hazanavicious utiliza los recursos narrativos, actorales y estructurales del cine clásico como su arma de primera línea acompañado de lo que llamo ‘Método Matrioska’. The Artist es una película que habla sobre el cine, un sutil duelo entre el arco ficcional y el real, lo viejo y lo nuevo. Como la muñeca rusa, llena de capas conforme avanza. A diferencia de las Matrioskas el largometraje no es hueco, todo lo contrario, se encuentra lleno de elementos tradicionales del cine clásico que paradójicamente resultan innovadores en la actualidad: La inexistencia del dialogo hablado, la fuerte presencia de la música, el color limitado solo a dos alternativas (blanco y negro) y por sobre todas las cosas un trabajo corporal, físico, una majestuosidad de la expresión que convierte al espectador en un cómplice, lo hace parte de su entendimiento, sin más que una mirada o una sonrisa. 




La historia se maneja dentro del terreno dramático con guiños cómicos/musicales (¡A no olvidarse de Uggie!) y funciona, gracias a sus dos protagonistas, como la fusión de dos eras, dos quiebres en términos técnicos del cine de la época. La caída del personaje de Dujardin es inversamente proporcional a la ascendencia del personaje de Bejo, mientras él golpea el suelo, sucumbe ante la miseria humana y el olvido, ella acaricia las mieles del éxito, la trascendencia. Mientras él conoce el anonimato en silencio, ella se convierte en una figura pública mediante su voz, la primera gran actriz del cine sonoro. Con un trabajo de guión, fotografía y banda sonora destacables podemos decir que Hazanavicious jugó implacablemente sus cartas en un año que homenajear al cine pareció ser regla fundamental. Y con resultados bestiales.       

10 comentarios:

daniel dijo...

Muy buena reseña Gabo!
La pelicula se arriesgó mucho y no cabe duda que salió triunfante pese a todo. Me emocionó pero tampoco es para echarle cohetes jeje. Tiene buenos elementos y recursos y eso la hace de un buen nivel aunque la dirección me parezca floja y el guión nada del otro mundo.
Un abrazo!

Gabo dijo...

Su gran virtud es utilizar muy inteligentemente los recursos clásicos en la era del cine 3D. Una maniobra arriesgada que les salió muy bien. A mi personalmente me encantó el guión. En cuanto al trabajo de Hazanavicious me pareció correcto, pero no espectacular, concuerdo.

Abrazo Dani, gracias por leer y comentar! :)

Gil dijo...

Hola amigo! muy buena crítica como siempre. Me viene bárbaro ya que hoy a la noche la pensaba ver. Después te cuento qué me pareció!
Siga viendo pelis (ahora más que nunca)que acá tenés una lectora fiel.
Abrazo!

Mario Salazar dijo...

Me pareció una muy buena película, una justa ganadora del Oscar (ya me llegará el día en que no coincida con la estatuilla dorada), he hablado mucho de ella, que seguro me repito pero creo que siendo pequeña es grande porque termina siendo redonda, nada del otro mundo es verdad pero significativamente emotiva sin caer en lo burdo, elegante y dulce, adulta pero sencilla. Algo entretenido que nos emociona en el cine pero aunque es un aire agradable es solo un matiz de los tantos dentro de un arco iris, es decir hay que ir por más y distinto. Un abrazo.

Alexandra dijo...

Me gustó mucho, pero no la consideré la mejor película del año para ser honesta. El perro es lo máximo, desgraciadamente para los actores, dicen que trabajar con animales es terrible porque se roban las escenas, ya lo creo que sí.

Mi escena favorita, la de Peppy en el camerino con el saco. La secuencia mejor lograda, la del cuarto de cosas rescatadas.

Salu2 y muy buena crítica.

Rodrigo Moral dijo...

A mí hay cosas que me sorprenden. Una, por ejemplo. No sé si viste The good german (es la mejor película de Steven Soderbergh, por si no te suena), pero sucede lo mismo que planteás acá: utiliza recursos del cine clásico que se vuelven innovadores para la época, y un guión mucho más complejo que éste.

Y sin embargo, muchos sabemos cuál fue el resultado. La película paso sin pena ni gloria.

Obviamente, si hubiese sido de los Weinstein y no de Warner..

Pero en líneas generales estamos de acuerdo. Quizá no me pareció que Dujardin haga algo demasiado bueno. De hecho, su premio en Cannes me sorprende mucho más que su premio Oscar. Sostiene un gesto durante 60 minutos, y otro durante 30. Algo que podría hacer yo, que podría hacer un nene de tres años con bigotes pintados, y seguramente un hombre de 77 años.
Creo que la magia se centra en Bejo, que está muy bien.

Aunque no voy a seguir repitiendo lo que ya dije. De todas formas, pese a la decepción que comenté previamente, me parece una buena película.

Saludos!

PD. Odio a los perros, en general. Uggie me parece sobrevalorado xP

Gabo dijo...

Gil, definitivamente The Artist es una buena opción. Ya quiero saber que te pareció. Muchas Gracias por pasar y comentar. Lectora fiel desde el día 1 :)

Gabo dijo...

Mario, no podría estar más de acuerdo con tu apreciación. Es una historia pequeña, bellisimamente narrada. Tiene esa mezcla de drama con toques cómicos, muy fácil de ver a pesar de ser muda en la era 3D. Y a mi, personalmente me encanta el blanco y negro. Bien merecido el Oscar, coincido.

Muchas Gracias por pasar. Yo haré lo mismo. Abrazo colega!

Gabo dijo...

Alexandra, gran escena la que destacas, creo que trasmite mucho de lo que significa ser un artista y a la vez me parece una secuencia muy intima. Gran trabajo de Bérénice Bejo, ella tiene unas cuantas escenas geniales.

Y lo de Dujardin en el cuarto es sublime. A mi personalmente me encantaron ambos personajes, tanto ella como él. Y Uggie también ♥

Gabo dijo...

Ah nonono, sino te gustó Uggie no se habla más Rodrigo! JAJAJA! Na, chiste. La verdad es que no vi la pelicula que me decis, supongo que la tendré que investigar. En cuanto al guión de The Artist, hay veces que la historia más sencilla puede resultar atrapante. Creo que eso me pasó con está pelicula. Tiene un buen inicio, un nudo y un desenlace destacable. No hay que pedirle mucho más, y sin embargo eso no lo hace una mala pelicula. Creo que los elementos viejos en el cine contemporáneo es un gran desarmadero de prejuicios siempre y cuando estén bien utilizados. En cuanto a Dujardin, no sé, no puedo explicartelo, me compró. Ella me encantó también, parece de época posta. Es mágica.